Más vale encender una vela que maldecir la oscuridad

Me encanta este proverbio chino, siempre he sentido que es aplicable a muchos ámbitos de nuestro día a día, en multitud de conductas y situaciones, y en la Psicología diaria especialmente.

Nos maldecimos continuamente, nos dañamos, nos odiamos, por uno o mil motivos, por lo que hicimos en el pasado (cuando ya ni está) por cómo actuamos en el presente (sin ser conscientes que en el momento actual hay miles de velas que encender), y por un futuro que no sabemos ni si llegará…

En multitud de ocasiones no nos cuidamos y no buscamos luces, simplemente maldecimos la oscuridad del momento, sin ser conscientes que ese odio nos daña irremediablemente, poco a poco nos anula y nos hace débiles, cuando tenemos en nuestra mano montones de velas que podemos encender ante la oscuridad.
A ninguno de nosotros se nos ocurre, al llegar a casa de noche, no encender las luces para no tropezarnos por el pasillo (aunque conozcamos cada uno de sus rincones) o con esa mesilla de noche, entonces…¿por qué no encendemos nuestras propias velas para vernos más claramente y cambiar lo que no nos gusta de nosotros mismos?.

La vela que podemos encender son los recursos personales, habilidades propias, talentos ocultos, que nos ayudan a cambiar nuestra propia visión. Desde la Psicología nos acercan herramientas para “aprendernos” , querernos y dejar de odiar nuestra propia oscuridad para ver de nuevo., y en muchas ocasiones para ver más allá de lo que percibimos en el momento.

Esa oscuridad de la que hablo puede ser, desde un estado depresivo, por X motivo, que no nos deja continuar, o nos lo hace realmente complicado, hasta un estado ansioso, malos comportamientos con los otros y con uno mismo…y las velas, cada uno tiene la suya propia, sin recetas mágicas para encenderla, simplemente hay un ingrediente esencial , que es la aptitud que junto con una actitud de cambio, enciende para poder ver poco a poco el camino, dejar de estar a oscuras, y aprender de uno mismo, eso es la vida, al fin y al cabo: puro aprendizaje y cambio. Y en ese camino al cambio podemos encontrar en la psicología un guía, alguien que nos ayude a encender la chispa que muchas veces dejamos oculta, esa chispa que en un momento dado (sin a veces saber por qué) dejamos que se apagase , volver a encenderla, volver a creer en uno mismo es un camino a la aventura, a veces sin saber el destino, pero el caminar, el dejarnos crecer es siempre gratificante, y muchas veces el reconocer la necesidad de ayuda, de guía, de no sentirme solo es esencial, y es ahí donde espero poder echarte una mano, ser el acompañante en la búsqueda de velas, de chispas, teniendo siempre muy claro que el protagonista eres tú, tú vas a buscar la vela y tú la encenderás para empezar a ver en esa oscuridad.

Si crees que puedo ayudarte, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Rellena este Formulario y te contestaré cuanto antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s