Cuándo Morfeo nos abandona…algunas técnicas para conciliar el sueño

Morfeo, Dios de los sueños según la mitología griega, fue engendrado por Hipnos (el Sueño) y Nix (la Noche), y era quien se encargaba de inducir los sueños de quienes dormían y ser guardián de sus sueños. Si Morfeo nos abandona podemos caer en un estado de insomnio, uno de los principales trastornos del sueño.

Vivimos una vida cíclica, donde día y noche se intercalan sin cesar, donde debe haber noche para que luego venga el día, lo mismo ocurre con el sueño: debemos dormir para poder permanecer despiertos, y estamos despiertos para poder dormir. El no hacerlo tiene unas consecuencias en nuestro organismo como son irritabilidad (¿quién no está enfadado cuando ha pasado una mala noche?), disminución en la capacidad intelectual, falta de concentración y de memoria, depresión e incluso aunque parezca mentira o exagerado, nos conduciría a la muerte. Por lo tanto algo queda claro: dormir no es perder el tiempo. Se trata de un hábito tan importante como el alimentarnos de manera saludable o hacer deporte para mantenernos en forma.

Este artículo te quiere mostrar, brevemente, los enemigos del buen dormir y pequeñas técnicas que te ayuden a que Morfeo entre cada día en tu vida.

Brevemente mencionaré algunos enemigos del buen dormir y cómo combatir contra ellos:

– La cafeína: se trata de un estimulante o excitante, por lo tanto evita consumirla a partir de las cuatro de la tarde. Opta por otras bebidas, como infusiones (sin teína), como el rooibos, de esta manera descubrirás otro tipo de bebidas que nunca te habías planteado.

– El alcohol: el consumir alcohol agrava el insomnio y deteriora la fase REM del sueño (aquella que ayuda al organismo a recuperarse). Es cierto que en pequeñas dosis al principio produce somnolencia, pero cuando se metaboliza en el organismo llega el insomnio.

– Las grasas de los alimentos y cenar tarde. Estos dos factores no nos ayudan a realizar una buena digestión, lo que favorece la acidez y el malestar.

– Fumar: aunque muchos de nosotros relacionemos el fumar como un método para relajarnos, la nicotina es un poderoso excitante. Evita fumar dos horas antes de acostarte.

– Ingerir abundantes líquidos antes de acostarse: este hecho interrumpirá tu descanso ante la necesidad de ir al baño, así que si tienes problemas para dormir procura no beber desde dos horas antes de meterte en la cama.

Hay una serie de trucos que te ayudarán a conciliar el sueño…ahí van:

– La valeriana, además de ser un relajante, totalmente natural y sin efectos secundarios, nos ayuda a estabilizar las diferentes fases del sueño. Es recomendable tomarla de manera habitual, una tacita cada noche en infusión.

– La leche con miel es un buen aliado contra el insomnio, y además de estar muy buena, nos ayuda, por una parte a inducirnos al sueño (gracias a un aminoácido que posee la leche)y que ese aminoácido entre en nuestro cerebro (gracias a la miel).

– Es importante asociar la cama a un lugar de descanso, evitando realizar otras actividades en ella como son leer, ver la tele, estudiar…Si no puedes dormir, levántate y realiza alguna actividad.

¿Y qué pasa con la siesta?, pues bien, por muy extraño que pueda parecer, el dormir la siesta nos ayudará a descansar mejor por la noche y a evitar el insomnio ya que incrementa nuestro bienestar diario eliminando la fatiga física y mental. Ahora bien…con una serie de recomendaciones:

– Una buena siesta debe realizarse ocho horas después de habernos levantado, y su duración no debe ser de más de 20 minutos.

– Usa el despertador para no terminar durmiendo dos horas, eso hace que por la noche no logres conciliar el sueño.

– Una vez que te despiertes de la siesta no intentes volver a quedarte dormido. Poco a poco tu cuerpo se acostumbrará a esos 20 minutos de reparación y te despertarás sin necesidad de alarma.

Y antes de dormir hay que cenar, pero es importante que esta comida cumpla con una serie de requisitos, como son: que sea temprano, a las nueve de la noche, por ejemplo, y que esa cena sea ligera (lo ideal es que contenga unas 250 calorías), evitando fritos, salsas o condimentos. Opta por carbohidratos, verduras y lácteos.

Y recuerda que es importante no saltarse esta comida. Si un día no tienes hambre opta por alimentos como yogur con cereales, leche con galletas, queso fresco con una tostada en aceite, un sándwich…pero sobre todo, no optes por acostarte sin cenar nada, eso empeorará la calidad del sueño, y es muy probable que a las pocas horas de acostarte desees ir a la cocina y abrir la nevera.

-Otra técnica que te ayudará a mejorar tu sueño es la práctica de la relajación, tanto por el día como antes de acostarte. Existen diferentes métodos, muy sencillos y fáciles de llevar a cabo que te ayudarán a sentirte mejor y a llegar al sueño de una manera más rápida y sencilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s