Pasos hacia la Felicidad

La felicidad, como todo en esta vida, puede aprenderse, y ése debería ser nuestro trabajo, tanto para nosotros mismos como para enseñar y educar a los demás (nuestros hijos, familiares o amigos). Al fin y al cabo es, o debería ser el motivo por el que vivir, esa búsqueda de bienestar con uno mismo, y por lo tanto, con los demás.

Este pequeño artículo simplemente te indica una serie de pasos y consejos que pueden ayudarte en tu día a día, el implantarlos en tu rutina diaria creará en ti una serie de hábitos, que al final formarán parte de tu vida, que bien seguro harán de ti una persona más sonriente y feliz.

Tus pensamientos crean tu realidad”: Estas 5 palabras definen tu día, tu mundo, tú eres el que crea una realidad diferente, dependiendo de los pensamientos que creas en tu cabeza.

Ejemplo: hace mal tiempo, día nublado, lluvioso…el día está triste y tú manera de enfrentarte a él también. A partir de ese momento todo te parecerá feo, malo. Para ti hoy es un mal día, y seguramente afrontes cada momento desde esa perspectiva.

Hay que tener claro que “Lo que pienso, lo que siento y lo que hago” está íntimamente relacionado, unido por un fino hilo. Si pienso que es un buen día, me siento mejor, y hace que mis acciones sean más positivas. Y lo mismo ocurre desde el lado negativo.

Cada uno de nosotros debe y puede controlar los pensamientos, esta afirmación no es fácil siempre llevarla a cabo, pero existen diferentes entrenamientos para llevarla a cabo y la primera premisa es la VOLUNTAD de querer cambiar. Muchas veces resulta más cómodo y sencillo el responsabilizar a los demás de la vida que a “uno le ha tocado”, echar la culpa a los jefes, a los padres, a los maestros…eso es lo más cómodo pero no es real. Cada uno puede determinar y responsabilizarse de su vida, aún pasando por situaciones difíciles, duras o dolorosas. La RESPONSABILIDAD con uno mismo no quiere decir no pasarlo mal, ni que todo sea bueno y maravilloso, sino se trata de una ACTITUD, de afrontamiento con las decisiones que uno toma y ha decidido.

Por muchas cosas horrendas que nos pasen hay otras positivas en nuestro día a día, se trata de FOCALIZAR la atención en ellas, en darles el valor que merecen y sobre todo, de disfrutarlas.

Cosas tan sencillas como los siguientes consejos te pueden ayudar a mejorar tu estado de ánimo:

– Haz deporte en tu día a día, no te pido que corras una maratón, simplemente camina de 10 a 30 minutos. Y mientras lo hagas sonríe, dirige tu atención a las cosas agradables y positivas. El andar te ayuda a dos cosas (como mínimo): a dirigir tu mente a algo positivo, fijándote en las cosas agradables de tu alrededor y a segregar endorfinas (esa sustancia química del cerebro que nos hace sentir tan bien).

– Escucha música, y baila. Te ayudará a llenarte de bienestar y energía.

– Siéntate en silencio cada día 10 minutos, se ha comprobado que meditar ayuda a reordenar la mete y calmar la ansiedad.

– Cada mañana al levantarte, hazlo con un propósito positivo “Mi propósito hoy es…..”, Y recuérdalo durante el día, en los momentos más duros o aburridos.

– Atrévete a soñar despierto, eso ayudará a encaminar tus propósitos y objetivos, y créetelo.

– Trata de hacer reír a tres personas cada día.

– Elimina el desorden de tu vida: tu habitación, tu casa, el escritorio. Que todo se presente más limpio y ordenado, más bonito…te ayudará a estar de mejor humor.

– Deja a un lado los chismorreos de la gente, los cotilleos negativistas…eso sólo te ayuda a robarte energía y tiempo, y en muchas ocasiones a ponerte de mal humor.

– Abraza y besa a los que quieres, y díselo. Coloca fotos bonitos de ellos en tus rincones favoritos, recordando buenos momentos.

– No compares tu vida con la de los otros, la tuya es única, disfrútala, y recuerda que cada uno es responsable de su felicidad.

– No importa si te levantas con mal pie, pero no dejes que ese mal pie te marque el día. En ese momento olvídalo y ocupa tu mente y tus acciones en cosas positivas, arréglate (por mucho que te cueste), vístete y afronta el día con el “otro pie”.

– Cada noche da las gracias por todo lo que tienes, tu familia, tus amigos, tus acciones durante el día…practicar el agradecimiento consciente eleva nuestras vibraciones.

– Márcate objetivos a cumplir y cúmplelos, para ello ésos objetivos deben ser METAS:

MEDIBLES

ESPECÍFICAS

TEMPORALIZABLES

ALCANZABLES

– No postergues tus acciones, lo que tengas que hacer HÁZLO, puedes usar una agenda para marcarte las tareas diarias, desde las más rutinarias (poner una lavadora) hasta acciones más complejas. Ello te ayudará a mantener un orden y una estructura en tu día.

Cultiva una AUTOESTIMA SALUDABLE, eso no quiere decir creerte el mejor del mundo, sino tener confianza y respeto con uno mismo.

– No intentes complacer a todo el mundo, a ti no te gusta todo el mundo, por lo tanto es totalmente aceptable que tú no le gustes a alguien (física, de opinión…).

-Anímate a ser quien eres, conociendo tus defectos y virtudes.Puede ayudarte hacer un listado con cada uno de ellos, las virtudes cultívalas y disfrútalas, los defectos pueden ayudarte a ser consciente que hay aspectos que debes mejorar.

Al fin y al cabo ser feliz pasa por el precio de ser uno mismo, y es el miedo (al que pensarán, a hacer el ridículo) el que muchas veces nos esclaviza a ser quienes no somos, a no mostrarnos, y recuerda eres único, y eso te hace diferente, explótalo y sonríe, siempre que puedas, hazlo, eso te ayudará a ti y creará una atmósfera de bienestar a tu alrededor. .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s